Capilla rupestre de Santa Catalina ("La Panera")

Esta capilla rupestre es el único resto que nos queda del monasterio de San Martín, después de su destrucción por un derrumbe en el siglo XVII.

Abandonada durante siglos y en precarias condiciones, el Ayuntamiento la restauró recientemente; hoy está consagrada al culto, y allí se celebran misas y otros actos litúrgicos.

La Panera01.jpg